Creí que eras diferente…